Imagen: Clara Serfaty

Conversaciones nómadas

¿Qué pueden tener en común Roland Emmerich e Ibn Jaldún?  La respuesta a esta pregunta la tiene Sergi de Diego, uno de los veintiún escritores que ha hecho posible “Nómadas” (Playa de Ákaba, 2013), una recopilación de relatos que gira en torno a la literatura de viajes, pasajes vividos y momentos escritos. Sergi de Diego habló de Emmerich, y de la “influencia” que el director cinematográfico ha ejercicio sobre él. A Sergi le interesa la literatura transversal, su escritura reúne sobre el papel imagen, movimiento, música, texto… una literatura experimental y fresca en la que queda patente su peculiar relación (¿podríamos decir preocupación?) por el binomio espacio-tiempo. “¿Cuál es tu relación con estos dos conceptos?”, le instaba Elías Gorostiaga casi nada más empezar la conversación. Decía Sergi que a un nómada no le importa el tiempo que tarde en recorrer un camino, lo importante es el viaje – el viaje a Ítaca, como escribía Kavafis. Parece que la sociedad (imperada por el tiempo) pretende anular de alguna manera el trayecto del nómada, el trayecto entendido, incluso, como la propia obra de arte. Sin embargo, parece que, actualmente, la literatura lo ha retomado trabajando la trayectoria, el camino, la deriva o la abstracción del viajero. Evoluciona desde nuevos prismas, adaptados quizá, a los tiempos que corren, pero sin perder de vista  nunca la figura del nómada.

Decía Elías Gorostiaga, encargado de la selección de autores y textos, prologuista y “luchador” de “Nómadas”, que las personas estamos hechas para movernos porque “tenemos pies y no raíces”; matizando mucho todo esto, podemos leer en el prólogo del libro lo siguiente: “La vida nómada que suena a desierto ha mutado hacia vastos paisajes construidos. Ciudades, inmensos asentamientos humanos, masificaciones organizadas en barrios de muy distinto calado. Dentro de estas megalópolis, se viaja, se vive y se muere y sobre todo se ha creado la necesidad de estar en movimiento. Para una inmensa parte de la población (como en “Mad Max” de George Miller) cada día es una búsqueda continua por sexo, drogas, deporte, trabajo y ocio. A eso se le añade que en unas solas horas se traspasan barreras físicas y geopolíticas, solo para una parte de la Gran Sociedad para la que no existen fronteras. El mundo no se ha vuelto loco (o sí), se ha vuelto nómada y ese es el planteamiento de esta recopilación”.

Sergi de Diego nos explicaba que, en su relato “Gente y espacio”, recoge una teoría de Ortega y Gasset sobre nomadismo y sedentarismo a propósito del juez y urbanista Ibn Jaldún (1332-1406). Aproximadamente cada cuatro generaciones, un pueblo nómada siempre sustituye al anterior, pero acaba por acomodarse y volverse sedentario atrapado por las comodidades del dinero y las facilidades, hasta que otro pueblo nómada viene para quitarles su sitio y convertirse en lo mismo: un pueblo sedentario. Y así sucesivamente.

Hay muchos más nómadas a parte de Elías y Sergi que no estuvieron este sábado 22 en la librería Pequod del barrio barcelonés de Gracia: Luis Artigue, Manuel Astur, David Barba, Sergi Bellver, Jorge Carrión, Carlos Castán, Nadia del Pozo, Jordi Esteva, Javier López Menacho, Gabi Martínez, Marina Perezagua, Marta Sanz, Lorenzo Silva, Óscar Solana, Yago Vasil, Juan Vico, Manuel Vilas, David Yeste Carlos Zanón y Felipe Zapico, junto con Noemí Trujillo, la directora de la editorial. Todos ellos forman parte de un ambicioso proyecto que, en muy poco tiempo  y gracias al trabajo y el compromiso de todos, se ha hecho realidad.

Ahora solo nos queda disfrutar del viaje y, como decían los hermanos Marx: “más madera, más madera”.

 

Por Clara Serfaty 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies