Ir a articulos
Imagen: Clara Serfaty

Paco Gómez, el último Modlin

La historia de Paco Gómez con la familia Modlin es tan curiosa y original como lo fue la presentación de su novela ilustrada “Los Modlin”,  el pasado viernes 10 de enero en la librería barcelonesa Nollegiu. Para sorpresa de Paco y de todos los que estábamos allí, el acto comenzó con la representación teatral de un cuento de Julio Cortázar, “Casa  tomada”, en el que los personajes del relato tienen mucho que ver con los propios miembros de la familia Modlin. “Estoy un poco impactado” decía Paco Gómez al final de la performance. Y la verdad es que no era para menos: música, canto y guitarra, una magnífica escenografía y la voz inconfundible de Cortázar como narrador privilegiado.

Sin duda, la magia de los Modlin lo envuelve todo.

Hace más de diez años que Paco Gómez está vinculado a los “famosos Modlin”, una familia norteamericana afincada en Madrid a comienzos de los años setenta, cuyos excéntricos miembros -Margaret, Elmer y Nelson, el hijo de ambos- han dado ya para un documental, un cortometraje, un trabajo fotográfico, unos personajes de un libro o la novela ilustrada que nos ocupa en este caso. No todas estas manifestaciones artísticas son producto exclusivo del trabajo de Paco Gómez, pero sí podríamos decir que él ha sido, en la mayoría de los casos, el precursor de todo ello a partir de su hallazgo y del profundo trabajo de investigación que, durante los últimos años, ha realizado.

La novela ilustrada de Paco es uno de aquellos libros que abres y no puedes dejar de leer, en el que se va alternando texto con fotografías en color de la familia y los cuadros de Margaret. Una obra autoeditada gracias a la ayuda de más de seiscientos mecenas que colaboraron a través de una famosa plataforma de crowdfunding. ¿Por qué esta familia es capaz de causar tanto furor en la gente? La historia de los Modlin está impregnada de inverosímiles casualidades, de ambición, del anhelo del reconocimiento público, de prestigio y posteridad, de la contradicción absoluta, de lo bello y lo grotesco, de lo posible y lo imposible,  del amor incondicional y de los sueños. Los Modlin persiguieron la fama y vivieron el drama de no verla alcanzada. Hasta ahora, hasta Paco Gómez.

“Espero que algún día me perdonen” concluye el autor. Y es que, tal y como él lo explica, “nunca sabes si lo que estás haciendo es lo que a ellos les gustaría. No sé si lo que yo he hecho es lo que había que hacer; siempre te queda la duda, puedes haber faltado al respeto a unas personas. Ojalá les guste”. Eso nunca lo sabremos, pero lo que está claro es que, gracias a Paco, la familia Modlin fue rescatada de la basura y del olvido definitivo para ser elevada a un nivel superior, al nivel de los Modlin.

 

Por Clara Serfaty

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies